{strip}
Blog

Trampas a la hora de elegir los bienes inmuebles en Barcelona

Barcelona es como una sala de tránsito: con molduras de lujo, multitudes multilingües y el espíritu aventurero en el aire. Aquí siempre vienen las personas llena de esperanzas y planes, y otros, habiendo recolectado un bagaje de contactos y experiencias, salen para conquistar nuevas alturas. Como en cualquier estación de tren, aquí hay zonas VIP, y lugares para la clase media, y asientos muy modestos, así como los “jugadores”, listos para estafar a los recién llegados. ¿Cómo no perder la cabeza por el encanto de la mudanza? Le servirá de ayuda nuestra guía de compra/alquiler de inmuebles en España.

Entonces, ¿qué no le van a contar los agentes inmobiliarios a la hora de comprar o alquilar una propiedad en Barcelona? Hoy no vamos a hablar sobre fraudes directos (este es el tema de un artículo aparte), sino solo sobre los “pequeños trucos” que deben tenerse en cuenta al elegir un futuro hogar en la capital catalana.

La dirección no es solo la calle y el piso

No todos los barrios son cómodos y seguros para vivir. En el caso de Barcelona, por ejemplo, hay una “ley de distancia al mar”: un público respetable se asienta en áreas alejadas de las playas, es un prestigio vivir en la Zona Alta a 20 minutos del mar, dejando los territorios costeros (Barceloneta, San Martí, Poble Sec o Raval) para turistas e inmigrantes. También es interesante prestar atención a la relación entre precio y calidad, la proximidad a las atracciones turísticas y las características del desarrollo histórico de la zona, así como la dirección de la propiedad. ¡Siéntase libre de especificar explicaciones vagas del agente! En la práctica, “dos pasos hacia el mar” pueden convertirse en 20 minutos en autobús y “una parte animada de la Rambla” resultar ser una zona marginal del Raval. Las agencias dignas, como regla general, indican la latitud y la longitud de cada propiedad, que puede verificarse fácilmente consultando el mapa detallado de la ciudad.

(Des)ventajas de vivir en el centro

A pesar de la tentación de vivir en el "corazón” de Barcelona, rodeado de obras maestras de la arquitectura y los museos, los expertos recomiendan tener más cuidado con el casco antiguo. Existe una alta probabilidad de que, habiendo comprado un apartamento incluso en un edificio completamente renovado en algún lugar de Borne, tendrá que utilizar la infraestructura comunitaria de los tiempos de los antiguos romanos, y experimentar todos los placeres de la vida lejos de aparcamientos, redes de transporte, supermercados y otras comodidades. Si usted sueña con vivir en un pintoresco edificio modernista con vista a la cocina de un vecino, moverse por la ciudad a pie, sin realmente ocuparse de la recolección de basura, despertarse en el bullicio de una comunidad turística, entonces los apartamentos a los precios excesivamente altos en el Barrio Gótico, Borne, en algunas partes del Eixample y de la Barceloneta son definitivamente lo que necesita. Si está acostumbrado a las comodidades modernas, avenidas y rampas anchas, disponibilidad de aparcamiento y espacio libre frente a la ventana, es mejor prestar atención a otros barrios.

Apuesta por los barrios “tapados”

Vale la pena echar un vistazo a los llamados “tapados” del mercado inmobiliario. Un ejemplo sorprendente es el Raval, el vecino de la Rambla, el antiguo barrio marginal de la capital, que se ha convertido literalmente en un verdadero imán de inversión en los últimos cinco años, con hoteles elegantes, cafés inconformistas y boutiques de diseñadores que crecen a pasos agigantados. Lo mismo se puede decir sobre los históricos barrios residenciales Poble-Sec y Sant-Antoni, que, gracias a la reforma monumental del mercado de Sant-Antoni recibieron hoy un segundo impulso y se convierten gradualmente en zonas con un potencial turístico y comercial sin precedentes. Apostando por las viviendas en estos barrios, puede asegurar un ingreso pasivo durante muchos años, a diferencia del tradicionalmente caro Eixample donde el factor de crecimiento está casi mínimo.

Zonas de mayor atención

Pocos turistas saben que el símbolo de Barcelona, la Sagrada Familia en eternas obras, hace unos años causó la demolición de varios edificios en las calles de al lado. Por supuesto, las autoridades de la ciudad se encargaron de la reubicación de los residentes, pero era poco probable que alguien hubiera informado sobre este pequeño inconveniente al comprar apartamentos en su tiempo. Otro aspecto negativo de estas áreas es una gran cantidad de gente. Si no le molesta que los autobuses turísticos recorran su calle las veinticuatro horas del día, y usted, regresando a casa con las bolsas de compra, salga en las fotos de las cámaras de la multitud babilónica, puede buscar un apartamento con vistas a los lugares de interés. A veces, para entenderlo, no es suficiente dar una vuelta al lado de la vivienda, es más seguro quedarse un par de días en un hotel cercano o ponerse en contacto con especialistas en reubicación que no arriesgarán la reputación de obtener ganancias a corto plazo y le contarán en detalle todos las “trampas” del barrio elegido.

Sol y sombra

A muchos agentes inmobiliarios les gusta mostrar apartamentos y casas “en aumento”: comenzando con un estudio en la planta baja, gradualmente llegando al fantástico ático de lujo. Como resultado, la diferencia en el costo ya no parece tan repulsiva, y las ventajas de una opción más costosa se vuelven evidentes. La sutileza radica en el hecho de que el momento de la visita puede coincidir con la ausencia de luz solar directa, lo que significa que a la hora de mudarse un bonito y luminoso apartamento junto al mar puede convertirse en una pesadilla de sartén las 24 horas del día. No es ningún secreto que los españoles pasan una parte considerable de su tiempo fuera de casa, volviendo por la noche solo para ver el programa de televisión durante la cena e ir a dormir, por lo que en principio no están interesados en tales caprichos como el tamaño del dormitorio, la orientación de las habitaciones hacia el sur/norte o el aire acondicionado. Si usted no es uno de los que buscan un bronceado 24/7, verifique cuidadosamente todos los detalles antes de firmar el contrato de compra/venta.

Juegos con documentos

Como usted sabe, para comprar una propiedad en España, es necesario obtener un número de identificación de extranjero (NIE). Por sí mismo, el trámite requiere muy poco tiempo y dinero, y de hecho, no afecta el estatus en el país: incluso los inmigrantes ilegales antes de la deportación a su país de origen reciben un registro meramente nominativo en España. Sin embargo, la ignorancia de los compradores extranjeros de las leyes y el idioma españoles a menudo hizo una broma cruel con ellos. Al haber recibido un NIE, comprando una casa y regresando a su país de origen, por alguna razón, muchas personas creen ingenuamente que podrán obtener la residencia sin su presencia, automáticamente. Mientras tanto, es importante comprender que siendo titular de un NIE le otorga el derecho de realizar cualquier operación financiera en España, pero no le da derecho a vivir, trabajar o hacer negocios. Para evitar sorpresas desagradables, es preferible recurrir a los servicios de un intérprete cuando acude por primera vez a la policía para obtener información sobre otras acciones necesarias para obtener la tarjeta, o ponerse en contacto con una empresa de relocation que se encargará de todos los trámites burocráticos.

Analizamos el crecimiento del mercado

Parece que todos han escuchado mucho sobre los cambios estacionales en el mercado, y especialmente aquellos que planean comprar una propiedad en España. Es mucho más extraño ver a la multitud de compradores desafortunados, quienes, sin prestar atención a tales detalles, van con entusiasmo a buscar un apartamento “para vacaciones”, en temporada alta, en algún lugar entre la sangría y la playa. Este tipo de compradores es una verdadera mina de oro para los vendedores que desean deshacerse del stock, así que no espere hasta que le ofrezcan un calendario de crecimiento de precios de las casas junto al mar que le gustan. En esta situación, un estudio de mercado independiente y unas consultas detalladas con agentes inmobiliarios calificados serán su única brújula en el mundo de las estadísticas. Además, si tiene lugar una negociación con un particular, a veces es apropiado invitarlo a una cena amistosa, como es habitual en España, para familiarizarse y probar las aguas. Por ejemplo, las categorías especialmente vulnerables son las parejas divorciadas, los familiares que desean deshacerse de la herencia y otros que en un apuro también pueden cambiar la etiqueta de precio a una más atractiva, especialmente en una reunión agradable y personal. Al final, los españoles son personas abiertas e impulsivas, y los nuevos conocidos en un país extranjero siempre vienen bien.

Propiedades “ganchos”

Otro truco de las inmobiliarias es publicar anuncios de las propiedades que no existen. Más precisamente, estas villas futuristas junto al mar a 100.000 euros pueden haber existido en la naturaleza, pero hace veinte años. Y no en España. Y no exactamente a este precio. A veces, nos encontramos con una verdadera estafa de los comerciantes particulares que para hacer una visita piden ingresar un depósito en una cuenta extranjera rara. Pero a veces se trata un truco de marketing de las agencias, cuyo objetivo es ponerlo en la base de datos de clientes potenciales. Al llamar al número proporcionado, lo más probable es que descubra que la opción que le gusta no está disponible, pero como recompensa recibirá un boletín con ofertas (a veces muy lejos de lo que realmente busca). Para evitar la decepción y la pérdida de tiempo, mire de cerca este tipo de “ganchos”. Los signos de “ganchos” son siguientes: condiciones exageradamente envidiables, costo irrealmente bajo, fotos demasiado editadas o muy pocas, así como mala descripción sin detalles.


Sin un buen conocimiento del idioma y las leyes o la experiencia, encontrar y comprar propiedades en España puede ser problemático y costoso. La presencia de un intérprete no garantiza la elección de una buena zona para vivir y la formalización correcta del contrato, la exactitud del cálculo del costo final o el registro de una hipoteca. Es mejor no confiar en la “mañana” y recurrir a profesionales, preferiblemente a aquellos que se especializan en reubicación y adaptación; la ventaja de estas empresas de relocation es que están interesadas en los derechos y beneficios del comprador, no del vendedor. Ellos mismos le ayudarán a ubicarse, defenderán sus intereses, cuando sea necesario, ayudarán a obtener la residencia o iniciar un negocio. Lo más importante es que decida qué es importante para usted y cuándo pueda hacer la vista gorda. Y de allí ya puede tirar sin miedo en una fascinante aventura llamada “Mi casa en Barcelona”.

Esrcibimos
la verdad
Blog sobre Barcelona
{/strip}